¿POR QUÉ EXISTE EL OASIS?

Jesús, nuestro amado Maestro, dijo un día a los Apóstoles que venían cansados de predicar por los pueblos de Palestina: “Venid vosotros solos aparte, a un lugar solitario y tomad un poco de reposo” (Mc. 6, 31). Jesús buscaba un Oasis. Y también hoy, Jesús lo busca..., desea un lugar solitario donde reposar Él y sus Sacerdotes..., donde haya corazones que le amen..., que le den consuelo..., descanso..., donde haya almas que sólo vivan de amor por El y sus Sacerdotes y almas consagradas... Este es el motivo por el cual ha surgido el Oasis. Desde sus comienzos hasta nuestros días, la mano amorosa de Dios lo ha ido formando, guiando y rápidamente lo va haciendo crecer... ¡Ah! ¡Cuántas gracias recibidas! ¡Cuántos motivos de agradecimiento tienen hoy las oasistas que lo integran...!

BREVE RESUMEN DE SU HISTORIA

- En 1960 comienzan las primeras reuniones, dirigidas por el Rvdo. P. Pedro de la Inmaculada Muñoz, a jóvenes españolas con deseos de hacer apostolado en favor de los Sacerdotes.
- Poco a poco, nuestro Padre Fundador, inspirado por Dios y de la mano de nuestra Madre Inmaculada, fue formando a estas jóvenes para fundar una Congregación que reuniría las siguientes características:
- Tendría como fin primordial ofrecer su vida por los Sacerdotes y almas consagradas, añadiendo a los tres votos comunes (Pobreza, Castidad y Obediencia) un cuarto voto: Vocacionista.
2o.- Sería de vida contemplativa y en sus Monasterios se guardaría la perfecta clausura.
- El 26 de Mayo de 1965, el Arzobispo de Barcelona, Dr. Gregorio Modrego, aprueba el Oasis como Pía Unión.
- En 1966 comienzan la vida de Comunidad las primeras Oasistas en una humilde casa de una barriada de Barcelona, obtenida con muchísimo sacrificio, viviendo en ella con suma pobreza.
- En 1980 logran adquirir una finca en Argentona donde se haría definitivamente el deseado Monasterio con todo lo necesario para la vida contemplativa.
A partir de este momento comenzaron a llegar vocaciones de todas las nacionalidades (mejicanas, francesas, norteamericanas, argentinas, uruguayas, chilenas, dominicanas, de la India).
- El 29 de Junio del 2007 sus Constituciones de vida contemplativa son aprobadas y la Congregación es erigida de Derecho Pontificio.
- El 26 de Noviembre del 2013, se funda el Monasterio de San José en Villaviciosa de Córdoba.

NUESTRO FIN

NUESTRO FIN Es llegar, con la gracia de Dios, hasta la inmolación de la propia vida por: 1) la santificación de los Sacerdotes y almas consagradas y 2) para alcanzar de Dios muchas y santas vocaciones. Nuestro ideal es, pues, esencialmente sacerdotal, teniendo como lema las mismas palabras de Jesús en la última Cena: «Pro eis sanctifico meipsum». «Por ellos me santifico a mí mismo» (Jn. 17, 19).

LA ESPIRITUALIDAD

Las letras de la palabra OASIS contienen su espíritu, basado en la doctrina de S. Francisco de Sales:
Oración: la oasista debe ser alma de oración, y por este medio alcanzar de Dios muchos y santos Sacerdotes, y su propia santificación. Toda nuestra vida gira en torno al Santo Sacrificio de la Misa, la oración junto al Sagrario (dos horas diarias), el rezo del Oficio Divino, el Santo Rosario, etc.
Amor: Entrega total a Dios en clausura perfecta. Amor especialísimo a la Sma. Virgen. «El amor Divino ha de llenar, hasta rebosar, su corazón y su vida entera para después derramarlo sobre sus Hermanas y las almas sacerdotales que Dios le ha confiado».
Sumisión: Vida de obediencia perfecta hasta morir a la propia voluntad, practicando la humildad, virtud característica del Oasis, a ejemplo de Jesucristo, que fue humilde hasta la muerte de cruz.
Inmolación: Oculta a los ojos del mundo, la oasista debe inmolar su vida por los Sacerdotes, en el cumplimiento del deber. «Nuestra inmolación consiste en aceptar lo que la Divina Pro- videncia dispone en cada momento del día, con humilde y gozosa obediencia a las Santas Reglas de la Congregación».
Silencio: «Es en el silencio donde Dios gusta de comunicarse más íntimamente al alma». Se guarda todo el día menos en las recreaciones que son dos: después de la comida y de la cena; esta última se suprime durante Adviento y Cuaresma.

El espíritu de San Francisco de Sales

Siguiendo la doctrina de este gran santo, la vida del Oasis no consiste en la práctica de grandes austeridades, aunque no las descartamos. «La humildad para con Dios y la suavidad para con el prójimo han de suplir esta austeridad.»

La vida del Oasis pretende ser una fiel copia de la Sa- grada Familia de Nazaret: vida sencilla y alegre, oculta a los ojos del mundo, sin nada extraordinario, haciendo todo en unión con nuestro Divino Esposo y en compañía de nuestra Madre Inmaculada. La vida de comunidad es un campo donde son cultivadas las virtudes que San Francisco de Sales apreciaba particularmente: la sencillez evangélica, la humildad y la amable caridad, sin olvidar el consejo del santo Doctor: «Vivid alegres porque estáis consagradas al Gozo inmortal».

Devoción a María

“Después de Jesús la devoción a María es la más profunda e importante para toda oasista”. Sí, nuestro Oasis se señala por un acendrado amor a la Santísima Virgen María. Ella es la Reina del Oasis. Su imagen preside la Capilla, las celdas y las entradas de los Monasterios. Esta devoción a María consiste, ante todo, en la imitación de sus virtudes, y tiene su auténtica expresión en la consagración filial de perfecta y amorosa esclavitud según las enseñanzas de San Luis Ma Grignion de Montfort, vivida dentro del Corazón Inmaculado de María.

VIDA EN EL OASIS

Las Hermanas dividen su tiempo entre la oración y el trabajo. Además de los cargos fijos como: cocina, lavandería, huerta, sacristía, etc., también hacemos rosarios, encuadernación, costura, sin faltar los trabajos “extra” que se presentan y que también merecen su atención. Usar una motosierra, limpiar chimeneas, destapar cañerías, pintar paredes, arreglar enchufes, etc., son trabajos necesarios y urgentes en una casa, que nos vemos obligadas a realizar para vivir nuestra pobreza.

Pero no todo es trabajo... también tenemos nuestras recreaciones diarias en las que hablamos, reímos, cantamos, procurando que en ellas reine una santa alegría.

Nuestos Horarios:

5,30 - Levantarse
6,00 - Oraciones de la mañana
Oración 7,00 - Santa Misa
7,45 - Prima o Laudes
8,00 - Desayuno
8,20 - Aseo celda
8,40 - Tercia – Trabajo
12,10 - Libre 12,40 - Sexta 12,55 - Examen
1,00 - Comida – libre 2,15 Recreación 3,00 Gran Silencio 3,50 - Lectura Espiritual
4,20 - Nona 4,30 - Sto. Rosario 5,00 - Vísperas – Trabajo 6,20 - Oración – Ángelus
19,30 - Cena 20,25 - Recreación 21,00 - Oraciones de la noche – Completas 21,30 - Descanso.
* Los Domingos y Fiestas nos levantamos 1⁄2 h. más tarde y la recreación del mediodía es de 1 hora.

FORMACIÓN

La aspirante ha de cumplir un primer periodo de Postulantado que dura normalmente 6 meses, después recibe el santo Hábito, empezando así el Noviciado con una duración de 2 años. Durante estas dos etapas se reciben clases de Catecismo (vida cristiana, vida interior, virtudes, oración, etc.); Vida Religiosa (espíritu de la Congregación en el 1o año, y votos y Constituciones en el 2o); Formación del carácter (urbanidad, etc.); Liturgia (Año litúrgico, Oficio Divino, etc.), Música (gregoriano, etc.), Costura, etc.

A continuación se emiten los votos temporales (Obediencia, Castidad, Pobreza y Vocacionista) por 3 años, al cabo de los cuales se emiten los votos perpetuos.
CONDICIONES: Toda joven de salud normal puede llevar esta vida sencilla y equilibrada. La edad mínima para entrar es de 18 años y la máxima de 35. Es necesario un carácter dócil y alegre con un gran deseo de santidad, excluyéndose las de carácter melancólico o neurasténico. También se exigen estudios elementales.

AUXILIARES

El Oasis de Jesús Sacerdote tiene también una rama, llamada “Auxiliares” para los que quieran unirse espiritualmente al mismo.

« ¡Oh Jesús, Sacerdote Eterno!, alcánzanos
la gracia de saber inmolarnos viviendo

con sencillez, amor y alegría nuestro ideal sacerdotal. »

Puedes conocer más sobre los Auxiliares en esta sección especial. Ver Auxiliares